SEGUNDA PARTE

 

SEGUNDA PARTE

Enviado:

 

 

 

sábado, 24 de abril de 2010 09:08:18 a.m.

Para: fla detomin (fla.detomin@gmail.com)
Tito, me llegó este anónimo que es excelente. fd

Mockus, mi mamá y yo

Mockus para los menores de 50

Ayer en la noche, viendo con mi marido la última encuesta de CM&, sentí por primera vez que era verdad: que podía ganar Antanas. 
Nunca había votado por él. La verdad, siempre le he tenido mis reservas (por lo mismo que dice tanta gente: por autoritario, por confuso, por su aparente descuido por las reformas económicas que consideramos centrales). 

Pero la verdad es que estos últimos 8 años lo han cambiado todo.

Hace 8 años mi mamá me dijo que votaría por Uribe. Intenté convencerla. Le hablé sobre las sospechas que generaba su gestión en la gobernación de Antioquia, le dije que era amigo de narcos y paras, le recordé su oscuro pasado en la Aerocivil. Le hice leer “El Señor de las moscas” de Garavito. Nada la movió de su sitio. Como muchos otros, como tantas otras, mi mamá pertenece a esa clase media ascendente, que temía que sus irrisorias conquistas económicas se vieran amenazadas por las FARC, y que sentía, tras el secuestro del kilómetro 18 y el fracaso del Caguán, que la guerra –por fin e inminentemente- venía tras ella. 

Como muchos, como tantas, mi mamá votó por Uribe con deseo de viajar por Colombia. La animaba la misma esperanza que movió a este país infante: Uribe, entre cura y campesino paisa, parecía el padre trabajador y firme que desde siempre nos había hecho falta. 

Nadie imaginaba entonces lo que iba a pasar. 

Durante 8 años asistimos a la barbarie y la porquería. No sólo la sospechamos: la vimos en televisión. La barbarie: chuzadas del DAS, falsos positivos, amenazas a periodistas, la cochina aprobación de la primera reelección, el incremento de la inequidad, los discursos estigmatizantes, la parapolítica en el partido del presidente, agroingreso seguro, Tomás y Jerónimo haciéndose más ricos y Uribe hablando sólo como un rey habla a sus súbditos: como si fuéramos idiotas. Porque la porquería no fue ver lo que hizo Uribe, sino ver al país viéndolo y justificándolo: de repente a mi vecino no le pareció tan grave que el Estado chuzara a la oposición y he oído a más de uno justificar las muertes de los falsos positivos con argumentos de guerra. 

Por 8 años Uribe nos ayudó a ver la peor cara de nuestra tragedia: nos enseñó lo desalmados que podíamos llegar a ser.

Y, mientras los que no creíamos nos sentíamos más solos, mi mamá empezó a pensar que algo olía feo en todo esto. Creo que lo que más la conmovió fue la celebrada muerte de Iván Ríos, en marzo de 2008.

Lo vimos todos: las sonrisas y los abrazos y la euforia colectiva. Y vi yo a mi mamá meneando la cabeza frente al televisor: estaba impactada. No es que tuviera gran aprecio por Ríos, pero de repente había dejado de parecerle sano que el país celebrara la muerte con tan poca dignidad. De repente le pareció que no estaba bien que nos alegráramos por un asesinato, por la mano mutilada de otro ser humano, y que lo hiciéramos públicamente, en la tele y en la calle: “la decencia que no lograron quitarnos los narcos, nos la está quitando este señor”, me dijo.

Desde entonces Uribe dejó de ser Uribe para ser “ese señor”.

Ahora Antanas aparece en empate técnico en las encuestas. Mi mamá me llama emocionada. Ella y yo votaremos por él y anoche por primera vez pensamos que podía ganar. 

Al principio debo reconocer que los tres tenores me parecían los tres payasitos. Mi marido me dijo que votaría por ellos y yo le dije que votara por el Polo, que no perdiera el votico, que harta falta nos hacía.

Voté por ellos para Congreso sólo para que no perdieran el umbral. Me caían bien. Eficientes los tres, simpáticos, sin mucha cola corrupta. Limpios e ingenuos. Algo autoritarios, un poco burgués Peñaloza, algo voltearepas el Lucho, un tanto neoliberal el Mockus. Todo fue cambiando cuando vimos al Polo destrozado y recordé a Petro eligiendo a un procurador del Opus. Algo fue cambiando cuando vi al Mockus ilustrado, diciendo cosas impopulares, abrazado con Lucho y con Peñaloza, argumentando y no prometiendo. Explicando: como si fuéramos capaces de entender, como si no fuéramos fáciles de engañar, como si no fuéramos idiotas.

Entonces dije sí, voto verde, y en menos de 4 meses, como a tanta gente en este país, de racional mi decisión se tornó visceral.

Ahora tenemos mi marido y yo camisetas verdes y donamos a la campaña de Antanas nuestro perfil de facebook y anoche durante la encuesta nos tomamos de la mano, animados por un romanticismo político desconocido para mi pobre generación, la que nunca vivió los 60`s. 

Sería la primera vez en mi historia que gana un candidato que me gusta. Y, lo mejor, que le gusta a mucha gente buena que antes había votado por los malos. Porque Mockus gusta: le gusta a mi vecino y a mis amigos y a mi papá izquierdista y le gusta a los indiferentes y le gustó, como pude comprobarlo, al taxista que me llevó anoche a mi casa. Su frase fue contundente: “voté por Uribe y nos obligó a darnos bala, ahora voy a votar por este loquito que mínimo nos obliga a abrazarnos y darnos girasoles”.

Guardé silencio pero algo bonito vibró dentro. Probablemente sea eso que llaman esperanza. El caso es que este 30 de mayo mi mamá y yo iremos por primera vez a votar juntas y veremos juntas los resultados y esperaremos, juntas también, que sea éste, por fin, para nosotras, el tiempo de los girasoles.

Anónimo

 
 
 

Acerca de juanitoguanabacoa

Nací chido me hice torcido, irreverente y hablador en caliente pa que sienta la gente. Me eduque en mi casa, me instruí en la calle, me forme en la vida y me distrocioné en el Mundo. Guanabaquear es un estilo de defender la Vida con la DIGNIDAD y la LIBERTAD que son las chamacas con las que bailo a ritmo de militancia en esta MOVIDA que pretendo hacer colectiva, social NUESTRA! Desde la FINCA LA PENSADA que ha sido concebida pa liberar a la manada!
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s